Página Oficial del Festival


  Startseite
  Información
  Poemas y Poetas
  Organizadores
  Prensa 2005
  Programa 2005
  Participantes 2005
  Prensa 2004
  Participantes 2004
  Programa 2004
  Kontakt
 



  Links
   Antología
   Poquita Fe
   Poesia.com



http://myblog.de/salidaalmar

Gratis bloggen bei
myblog.de





Clarín, 26.07.2004

CULTURA: MAS DE 40 POETAS DE LA ARGENTINA, CHILE, PERU, COSTA RICA, URUGUAY, COLOMBIA Y BRASIL
Un festival reunió en Palermo a nuevos poetas latinoamericanos

Durante el fin de semana se realizó en la Casa de la Poesía el Festival Salida al Mar. Lejos del estereotipo de la poesía social, tienen una mirada crítica de la realidad.

Ezequiel Sánchez.
esanchez@clarin.com

Fin de semana de filo poético internacional en Buenos Aires. Ayer y el sábado, la Biblioteca Evaristo Carriego o Casa de la Poesía de Buenos Aires (Honduras 3700), fue escenario del festival Salida Al Mar, donde unos cuarenta nuevos poetas de distintos países latinoamericanos volvieron extrañas las palabras para proponer singulares puntos de vista. Se oyeron voces políticamente incorrectas de escritores que si bien tienden a desmarcarse del estereotipo "poetas sociales", al que consideran contaminado de sentidos que remiten más a los 60 y 70, comparten sí una mirada crítica sobre los tiempos en que les toca vivir.

El festival fue gratuito, y contó con mesas de lectura, debates, performances, videopoesías y hasta una feria de publicaciones en la que estuvieron presentes editoriales independientes, tales como Vox, Paradiso, Alción, Tsé=Tsé, Siesta, Belleza y Felicidad y Eloísa Cartonera. Entre las voces más salientes se oyeron las de Roxana Crisólogo (Perú), Germán Carrasco (Chile), Ericka Ghersi (Perú), Ana Porrúa (Mar del Plata), Verónica Viola Fischer, Martín Gambarotta, Cristian de Nápoli, Gladys González (Chile), Elma Murruaga (Perú), Mario Arteca (La Plata), Juan Desiderio y Laura Wittner. El evento, totalmente autogestionado por los poetas, contó con el apoyo de la Casa de la Poesía, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Ciudad.

Los participantes fueron poetas que leen a Borges, César Vallejo, Alfonsina Storni, y a todos los que hay que leer para apuntalar el oficio, pero que ante todo se leen entre sí.

Sus voces, que en general no penetran los medios especializados, brotan vigorosamente en una centena de bares, bibliotecas, librerías e incluso discos, y conforman así un "circuito poético" under. Las ciudades eje son Buenos Aires, con sitios como Maldita Ginebra, Zapatos Rojos, La Dama del Bollini y el Centro Rojas, pero también Rosario y Bahía Blanca. Un lenguaje común y a la vez diverso, el de los nuevos poetas latinoamericanos, que se reconoce en estéticas y tiene algunas constantes. A saber: un alto registro coloquial, una ausencia bastante llamativa del lirismo, el tono confesional, la "seriedad" y la "profundidad del sentir", y una marcada búsqueda de la actualidad en todas sus manifestaciones (grafiti, televisión, tendencias, y sobre todo noticias y discurso político). Y la tendencia que parece trascender las generaciones: en su último libro, Comedieta, Leónidas Lamborghini arranca con un poema sobre Bart Simpson.

En palabras de Cristian De Nápoli (Límite bailable y La navidad de los autos), "la poesía contemporánea es uno de los laboratorios más confiables de estudio social, y eso se debe a su carácter de discurso al margen de las instituciones oficiales".

La propuesta de Salida al Mar, entonces, fue aglutinar las producciones y romper las fronteras. "Bolivarianos desocupados, queríamos un festival para nuestro esfuerzo. Reunir nuevas voces, llegar a otras ciudades. Queremos una poesía que circule", agregó De Nápoli. En sintonía, Martín Gambarotta (Punctum y Pseudo, editorial Vox), una de las nuevas voces porteñas más salientes, dijo alguna vez: "Necesito leer a mis contemporáneos."

Al frente del armado del festival fueron el alemán Timo Berger, la chilena Elizabeth Neira y los argentinos Cristian de Nápoli y Marcos Cesarsky, sin duda el evento poético de estas características más importante del año en Buenos Aires. Para Neira, "lo importante es la reunión en un solo espacio de estéticas tan diversas como lo son los orígenes de los autores, y disolver así la estructura de gueto de los círculos literarios".

Salida al Mar, el nombre, alude al problema geopolítico que vive Bolivia desde que perdió su salida al océano luego de un conflicto bélico que incluyó a Chile y Perú. "Sabemos que el título es espinoso, pero no da para callarse. En principio, porque la poesía es nuestra salida al mar."

El pico del fin de semana poético lo marcó acaso Gambarotta con estas líneas: Todo está cerrado./ El material de la noche gime en silencio./ Olfateo la construcción del vacío./ Venís de la calle del derrumbe/ con una bolsa de pan amarillo, envuelta/ en un cóctel de luz salada y omisiones./(...) Tu amigo el diseñador industrial/ piensa que es moderno/ no entiende que nada de lo que pretende/ anticipar al futuro puede ser moderno./ Lo único moderno acá es el presente.


Gacéta del Perú, XX.XX

Festival de poemas con presencia de peruanos
Durante un fin de semana completo se podrán escuchar a más de cuarenta autores latinoamericanos que comenzaron a publicar en los últimos 15 años. Varios peruanos se encuentran en esta muestra literaria.

En una calle del Barrio porteño de Palermo de cuyo nombre sí quiero acordarme y es la de Honduras, vivió allá por los años enfáticos del Centenario un entrerriano tuberculoso y genial. Quien escribe esto es Borges en su artículo Carriego y el sentido del arrabal y por supuesto, es al poeta al que se
refiere.
La misma casa citada por Borges, en la que vivió Carriego hasta su temprana muerte, es la sede de la Casa de la Poesía en la Ciudad de Buenos Aires.

Allí, los sábados 24 y 25 de julio tendrá lugar el primer Festival Sudamericano de Poesía Actual de Buenos Aires, organizado por tres poetas argentinos de distintas latitudes que, como en un cuento borgeano, el destino reunió en los arrabales porteños: Timo Berger, alemán del sur, amante de las letras argentinas y autor de algunos versos en español rioplatense (No soy gay, soy bi. Ediciones Del Diego); Cristian de Napoli, poeta oriundo de Liniers pero emigrado hace unos años a Finlandia donde, entre otras cosas, dicta clases de literatura latinoamericana, y Elizabeth Neira, poeta y performer chilena instalada hace unos meses de este lado de la cordillera.

Durante un fin de semana completo se podrán escuchar a más de cuarenta autores latinoamericanos que comenzaron a publicar en los últimos 15 años. Nuestra idea es hacer una instantánea del presente poético latinoamericano, afirman para negar al mismo tiempo la idea de hacer una antología de los noventa ni nada parecido.

La intención es más bien la de propiciar un encuentro donde se mezclen poetas de distintos ámbitos y donde reine la diversidad. En la selección del programa influyó mucho el gusto propio, pero también se tuvieron en cuenta otros criterios.

Por ejemplo, decidieron incluir a gente que no lee en los circuitos de lectura habituales y que, sin embargo, es muy apreciada por los lectores, como Martín Gambarotta o Juan Desiderio, o poetas jóvenes que recién empiezan a publicar, como Paz Levinson y Victoria Yoguel. Lo importante es disolver la estructura de ghetto tan propia de los círculos literarios en todas partes, señala Neira y agrega que considera a Buenos Aires un lugar ideal para ello.

Que los ghettos literarios puedan ser disueltos suena un tanto utópico, pero lo que sí es cierto es que Buenos Aires, a pesar de su ubicación geográfica, se volvió un lugar de cruce de poetas latinoamericanos en los últimos tiempos.
Como el costarricense Luis Chávez que hace casi un año decidió pasar una temporada en nuestra ciudad para encontrar inspiración, o el chileno Germán Carrasco exiliado por cuenta propia del pospinochetismo o la misma Neira que hizo de Buenos Aires su residencia temporaria o permanente y que comenzó, como sus pares, a interactuar con el medio local.

La idea era aprovechar este flujo migratorio que es turístico, pero que también es cultural, resume Berger ya que para él la ciudad no es sólo ?comer asado y ver tango. Con esta idea pero con poca plata, el festival contará con la presencia de jóvenes autores de Perú, Brasil, Uruguay, Paraguay, Chile y Costa Rica.

La delegacion peruana esta conformada por los jóvenes poetas Ericka Ghersi, Enrique Bernales, Victoria Guerrero, Elma Marrugarra, Roxana Crisologo.Además de lecturas habrá debates, performances, proyecciones de video-poemas

y una feria de publicaciones. La poesía, al estar prácticamente fuera del mercado, depende en gran parte de una red interpersonal en la que los libros se entregan de mano en mano y en la que los debates críticos se dan alrededor de mesas de café. Gracias a estos festivales, estas redes secretas llegan a un público más amplio.

Salida al Mar, Festival Sudamericano de Poesía Actual de Buenos Aires. Lecturas, performance, debates, video-poemas y feria de publicaciones. Sábado 24 y domingo 25 de julio desde las 15 horas hasta la medianoche. La Casa de la Poesía está en la calle Honduras 3784 - Ciudad de Buenos Aires.


El Mostrador, Chile


23 de Agosto del 2004
Germán Carrasco y Elizabeth Neira buscan recuperar el goce perdido
Poetas jóvenes chilenos se autodestierran en Buenos Aires

por Roberto Careaga Catenacci

Desde hace un poco más de un año, dos destacadas voces de la poesía nacional, Germán Carrasco y Elizabeth Neira, decidieron dejar Santiago e instalarse en Buenos Aires. El pelambre, la falta de discusión literaria y la competencia por ocupar el lugar de Neruda, los agotaron.

Si bien, ambos tienen sus razones propias para haberse ido, coinciden en que la “escena” poética aquí en Chile está un poco viciada. Mucho pelambre, según dicen.



“Aquí todos los días pasan cosas. Además existe una apertura con respecto al multiculturalismo, hay lugar para nuevas estéticas y sobre todo mucho respeto por tu obra”, explica Neira.





“Acá hay una cosa muy histérica con la literatura, reproduce casi el esquema de la oficina, de que todos se cagan a todos, por la edición, por el premio, etc.”, asegura Carrasco.

El dueño del Maldita Ginebra, un bar de poca monta similar a una quinta de recreo ubicado en el Abasto de Buenos Aires, cede un día a la semana su local para realizar recitales de poesía. El poeta chileno Germán Carrasco ha estado ahí y mientras leía frente a la escena punk bonaerese vio como volaban latas de cerveza y colillas de cigarro. En el mismo lugar y detrás de su propia lata, vio como otra chilena, Elizabeth Neira, tuvo un éxito rotundo.

A Carrasco también le fue bien. Los objetos lanzados no eran simplemente animadversiones, sino expresiones de interés del público. Justamente esa es una de las razones que han influido para que decidiera establecerse en la capital argentina: el gozo por la poesía. Por el contrario, en Chile, según piensa, hay una “cosa histérica con la literatura” que impide disfrutarla.

Desde hace un poco más de un año, dos destacadas voces de la poesía nacional, Germán Carrasco y Elizabeth Neira, decidieron dejar Santiago e instalarse en Buenos Aires. Si bien, ambos tienen sus razones, coinciden en que la “escena” aquí en Chile está un poco viciada. Mucho pelambre, según dicen. Ella agrega que hay poca discusión a fondo y él apunta que hasta ahora el mandato de Nicanor Parra no ha sido escuchado: La poesía no es sagrada.

Pelambre y agotamiento

Entre la muchas voces de la poesía chilena actual, las de Elizabeth Neira y Germán Carrasco han encontrado su lugar propio. Mientras él, autor de Calas y La insidia del sol sobre las cosas, entre otras, ha recibido premios como el Hispanoamericano de Poesía y Jorge Tellier ganándose un respeto casi generalizado, ella ha ejercido un camino que combina las letras con las artes visuales. Performer, como la llama el diario argentino Página 12, de profesión periodista, ha hecho instalaciones e intervenciones plásticas y publicado Abyecta.

Aunque Carrasco se instaló en Buenos Aires porque su pareja es argentina, las relaciones en el circuito literario santiaguino lo tenían aburrido. “Acá hay una cosa muy histérica con la literatura, reproduce casi el esquema de la oficina, de que todos se cagan a todos, por la edición, por el premio, etc.”, asegura. Lo que es complementado por Neira con una comparación entre ambas escenas: “En Santiago no se discute tanto, más bien se pela, se excluye o se integra ciegamente, pero no se discute mucho”.

Una “sensación” que a Neira la ha tocado en forma personal, pues según cuenta, vía correo electrónico, en Chile todo estaba agotado para ella. “Creo que cuando uno cumple ciertas metas, publicar un libro, ganarte un premio con ese libro y los resultados te dejan satisfechos, como que vienen ganas de conocer más cosas. El medio es chico, y uno en algún momento se queda como sin nada para nutrirse, porque ya leíste a tus contemporáneos, los conoces bien, conoces sus estéticas, ya hiciste todas las combinaciones posibles con lo que hay y quieres algo nuevo”, afirma.

La ignorada lección de Parra, según Carrasco

Fuertemente crítico del circuito literario nacional, Germán Carrasco asegura que en Santiago falta una publicación “colgada en los quioscos y barata” sobre poesía, algo similar al Diario de Poesía que hay en Argentina. A su juicio, falta una mayor diversificación de las personas que tienen presencia en la prensa. “En todos los diarios chilenos escriben dos o tres personas que son los mismos”, asegura y apunta sus dardos con mayor precisión.

“Si no nos escurrimos, las universidades privadas y Cristián Warken van a ser los próximos Rosacos, los próximos opinantes de la televisión y van a hablar de las alturas y honduras de la poesía de qué sé yo, de Rilke”, asegura en el centro de Santiago, de visita por unos días para ver a la familia.

A Carrasco lo que le complica es la extremada seriedad que el mundo de la poesía se ha arrojado. Con la voz de Nicanor Parra de fondo, culpa al catolicismo y plantea que en Chile la figura cultural de Pablo Neruda es tan fuerte, que todos quieren ser su sucesor amenazando con ello la diversidad de voces en expresión.

“Hay una idea de santo que deviene después en la idea de poeta, que es el poeta único. ‘Yo vengo a cantar por vuestra boca muerta’, como dice Neruda. El iluminado. Eso es un daño enorme para la literatura, porque hay varias voces y distintas. En el fondo, todos quieren ser Neruda, o quieren ocupar ese puesto”, asegura Carrasco y agrega en otro momento de la conversación que la lección iconoclasta de Parra no tuvo eco alguno.

“Nadie aprendió la lección de Nicanor Parra. Primero es bajar la guevá a la tierra. No es tan grave esto y además es más divertido de lo que creen. De partida no es sagrado. Nicanor cinco mil veces lo repitió. No es metafísico. No es lejano, la poesía es una guevá que hay que disfrutar”, afirma.

La escena bonaerense

“Aquí todos los días pasan cosas y una gran cantidad de esas cosas son gratis. Además existe una apertura con respecto al multiculturalismo, hay lugar para nuevas estéticas y sobre todo mucho respeto por tu obra”, explica Elizabeth Neira desde Buenos Aires, haciendo un diagnóstico general, que Carrasco complementa diciendo simplemente que allá “la gente disfruta”.

De hecho, para Carrasco en Buenos Aires existe una libertad que permite no sólo la existencia de una escena punk de poesía –El Maldita Ginebra-, sino que una seria paralela, pero también más escritura. “También se equivocan más”, advierte para plantear que pese a las consideraciones negativas de la competencia chilena, terminan impulsando una escritura de mayor calidad.

Aunque, ese diagnóstico para Neira puede ser discutido, su tema en relación a la poesía argentina es el movimiento. “Hay gente que le gusta mi poesía otra que la detesta, pero hay dialogo y mucha discusión y eso es muy bueno, porque quiere decir que la poesía esta viva”, asegura con conocimiento pues allá en Buenos Aires también se ha convertido en una gestora cultural.

Junto al alemán Timo Berger, el argentino Cristián de Napoli, Neira organizó el Festival Sudamericano de Poesía Actual “Salida al Mar” a fines de julio pasado que congregó a poetas de toda Latinoamérica y tuvo un éxito total, según cuenta Carrasco que estuvo ahí leyendo. “Pura autogestión”, agrega.

Actualmente Carrasco dicta talleres de poesía panamericana en el Centro Cultural Rojas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), se acaba de cambiar a una casa más grande y escribe un largo poema, que según cuenta, es una suerte de vómito inspirado en algo de sus sensaciones respeto a Chile. Elizabeth Neira, en tanto, trabaja en la Casa de la Poesía, tiene agendada una performance para octubre en la UBA y prepara tres libros inéditos para editoriales independientes. No piensan volver.



Verantwortlich für die Inhalte ist der Autor. Dein kostenloses Blog bei myblog.de! Datenschutzerklärung
Werbung