Página Oficial del Festival


  Startseite
  Información
  Poemas y Poetas
  Organizadores
  Prensa 2005
  Programa 2005
  Participantes 2005
  Prensa 2004
  Participantes 2004
  Programa 2004
  Kontakt
 



  Links
   Antología
   Poquita Fe
   Poesia.com



http://myblog.de/salidaalmar

Gratis bloggen bei
myblog.de





En esta sección les presentamos algunos de los poetas que van a venir con su bibliografía y un poema que elegieron ellos.


Damián Ríos

Damián Ríos nació el 2 de Agosto de 1969 en la provincia de Entre Ríos, Argentina. 2004 publicó "El perro del poema" en Vox. Es editor de la Editorial Interzona.

*

La misma luz en todas partes, la misma hora

Empecé otro
sobre bichitos de luz, aviones
y ruidos en el campo,
y gente sola que se levanta a
chatear a cualquier hora o a
llamar por tel y todo se mezcla
con el pedo de mi viejo un verano
a las tres de la tarde,
cuando no es mi viejo todavía,
es mi papá,
y falta un rato para que empiece a entender y
tengo los pies metidos en el barro.

O las luces de los aviones
o las de los bichitos de luz,
o las que se reflejan en las caras de los
hablantes que hacen fuerza
con los dedos, los codos, los hombros y teclean:
serán las tres?
Son las tres o las diez,
hay sol, en algunas partes soy el uno
que se ceba un mate en un pe hache
de una ciudad que todavía no conozco.

Ay, como me duele la nuca
de tanto mirar de los aviones las luces
de los bichitos que andan al ras del piso
y se apagan, allá está, no, allá, está
allá: el movimiento
para agarrar un bichito
de luz debe ser armónico
y estudiado.
Después: abrir apenas las manos para mirarlo.
Si se prende es porque está asustado,
si se apaga es porque está buscando novia
y piensa que para buscar novia
hay que ser medio canuto.

Soy esa rama de sauce que mete
y saca del agua mi viejo, hace calor,
sigue sentado con el agua hasta
las rodillas al lado del titi,
su mejor amigo, y el que ahora los mira, soy.

¿Están en pedo?
Sí, están en pedo.
Todos merecemos estar en pedo.

Ayyy, cómo me duele la nuca
de tanto mirar aviones, no es verano,
es primavera y el cielo está más negro
que nunca porque la luna
se ve entera exactamente al otro
lado del mundo donde un joven maestro
chino la mira brillar y piensa con desdén
en los que están de este lado,
tengo los pies en el barro frío
y de abajo brota un olor verde y húmedo.

El piloto, el copiloto y la azafata
cruzan el cielo manejando
y ven apenas un manchoncito de luz
abajo y una sombra que viene a ser el uno
que está craneando su poema,
se me va de la cabeza,
mi viejo no deja de sorprenderse
mientras mete y saca la rama del agua,
le pone el ojo, digamos, y después
lo mira al titi que asiente y mi primo me codea
y a mí me gustaría poder contar
una historia, sólo para ser bueno,
que tiene a una chica apenas iluminada
por el resplandor de su pantalla
a las tres de la mañana,
el pelo negro, le gustaría estar durmiendo
para responder al otro día: estoy bien.
En una casa que no es su casa,
se mueve, va a su cuarto, ¿hay una escalera?,
corre algunos libros y abajo la pantalla se
apaga, pac, automática.

Y mi viejo que vuelve
a sacar la rama del agua, está en cuero,
el titi tiene la camisa desabrochada
medio flameando, al contrario de
sus rulos, firmes, se va a quedar pelado
en alguna parte de este poema
que da vueltas y nadie sabe
para donde va a agarrar.

El uno baja al chino a comprar
cigarrillos y con la primera pitada
se empieza a llenar de luz
toda su casa llena de luz,
es decir que los dientes, los pulmones, el corazón
del uno brillan en la oscuridad
y le hace señas al piloto y le grita
ey, entregá la azafata que acá abajo,
nunca, dice el piloto, acá estamos iluminados
por las luces del tablero.

Pero volvamos a la novela que hojea
la chica, no logra engancharla, entonces
baja las escaleras haciendo el ruido
de la noche. El ruido de la noche es
igual y distinto en todas partes:
es el ruido del teclado,
de las ranas, de las puertas,
del ventilador de la cpu.
Agarra un cigarrillo con la mano izquierda
y con la derecha el encendedor,
inclina apenas la cabeza
que ahora también resplandece, débil.
Pero la luz no es silenciosa.
La luz de la pantalla llena toda la casa de ruidos.

Buenos aires es un resplandor gigante
en el horizonte, como un panal de bichitos.

Que lo parió, dice mi viejo,
y me mira. Ahora se apaga
el sol, la siesta entera queda
a oscuras, y sólo mi viejo y yo,
iluminando, mientras él me empieza a explicar
con los pantalones arremangados,
los pies en el agua y la rama en la mano
que mete y saca de lo oscuro
porque la que sube un caminito de hormigas.

El uno que empieza a saber
que algún día va a tener que aprender
para contar lo que ahora sigue:

...........................................

*
*
*

Luisa Fernanda Lindo

Luisa Fernanda Lindo nació en Lima en 1979. Colaboradora de la revista Umbral (Lima 1998). Escribió la obra Sueño en la ciudad (Lima 1999). Dirigió el proyecto cultural Extravío Letal -artes y letras- (Bs As 2002-2004) con el auspicio de la Secretaría de Cultura del GCBA. Es editora de Pistilo publicación independiente de poesía, que reúne textos inéditos de escritores jóvenes peruanos y argentinos. Desde el 2000 reside en Bs As.

*

A la deriva

Como visos de llama que flamea
La palabra impregnada en tu boca
Yo, la piel imberbe desterrada
Balbuciente espero sincopada
Al temor postrado que se acerca

La mañana posada en mi regazo
Sodomizando el canto de la huída
De aquél que fue hacia el ocaso
Y me dejó entregada a la deriva

Andar descalza por la avenida
Andar errante por la autopista

El murmullo se vuelve una promesa
Incumplida ansia de quien cruel la brota
Y el erecto perfume de tu boca
Hace leche el agua y me ahoga


x.
El letargo me infunda
Proclamarte ausente
Cándidamente tu recuerdo
Sucumbe el espesor
De mis plegarias
Que claman ESO
Que tu boca enmohecida
Por la savia de tus pupilas
ACALLÓ

Lágrimas dispuestas a corroer
Tu infundado silencio
Dadivosa súplica de perdón

Pero estas cadenas que arrastraron mi luto
Sujetan sin arrepentimiento
El pecado permisivo
De un falto de piedad

Dios ha muerto
quizá
quizá
quizá



vii.
revolcándose sudorosa
mirada furtiva
jadeos intensos
somnolencia desterrada

quiero inhalar de tu palma
quiero absorber del silencio
estallido de plomo seco

pueden las venitas de mis ojos
reventarse unas tras otras
pueden provocar una lágrima
o muchas
y volcarse en mi copa añeja

para que luego él
cuya ausencia me atormenta
sacie su sed a borbotones
brindando con un tinto
de la casa


ii.
Como un suspiro
Que releva el viento
Como esta tarde
De primavera húmeda
Meciéndonos en
nuestros propios cuerpos
que replegados
en el fulgor de las miradas
hacen trípticos descompuestos
él gemía entrecortado
ella cebaba los mates

*
*
*

Elma Murrugarra

Elma Murrugarra (Lima, 1974). Ha publicado los poemarios JUEGOS (Magdala Editora, Lima, 2002) y LA FUNCIÓN DE LAS PARCAS (USMP, Lima, 2004). Su trabajo poético también ha sido publicado en antologías, revistas y plaquetas del Perú y el extranjero.

*

JENÍZARO


Bixente Lizarazu
corre
corre
por la izquierda
corre
gambetea corre
vasco
francés
latino
corre
corre remata
David Trezeguet
recibe
de rebote
corre
amaga corre
argentino
sudamericano
francés
latino
corre
corre centra
súbitamente
Zinedine Zidane
cabecea
y gol
argelino
árabe
francés
latino
corre
corre incontenible
en los seis
continentes
Gol Gol Gol

(del libro JUEGOS)

*
*
*

Douglas Diegues

Douglas Diegues nació en Río pero se radicó en Matto Grosso do Sul, cerca de la frontera con Paraguay, donde se hizo adepto a las delicias del portuñol. Publicó un libro de sonetos salvajes, É gostoso andar desnudo por estas selvas. Este soneto que viene a continuación no pertenece al libro sino que es posterior e inédito

*

animales que dan lucro
animales que no dan lucro
animales que dan flores
animales que no dan flores

animales que se alimentam de animales
animales refinados – ou bestiales
animales feitos de bosta y mistério
animales terrestres y aéreos

animales eróticos ou paranóicos
animales comunes ou exóticos
animales que dan leite
animales que non existem

parece até una peça del gran Ionesco
animales pra animal ninguno botar defeito

*
*
*

Pablo Karvayal

Pablo Karvayal (Rancagua, 1975). Publicó El montaje imposible (2001) y Puta poesía (2004). También publicó libros de poesía para niños, de distintos autores. Trabaja como psicólogo educacional en un centro infanto juvenil en San Bernardo (Chile). Éste es un poema de Puta poesía:

*

El tuerto

Tengo una mirada desequilibrada
Un ojo feliz
Un ojo triste
Y culquier señal de esperanza
Me deja tuerto.

*
*
*

Emiliano Bustos

Emiliano Bustos nació en Buenos Aires en mayo de 1972. También es dibujante. Publicó Trizas al cielo (1997), Falada (2001) y 56 poemas (2005). Si alguien lo ve por ahí y tiene un libro de Emiliano consigo, que aproveche y le pida una dedicatoria –son hermosas. Sigue un poema de Falada:

*

Todos los pequeños azulejos de una pileta

Un matrimonio es la profundidad de tu mujer, y
casi siempre, se me ocurre, las uniones son lo
que la profundidad de su lado femenino quiere. Lá-
biles, los pezones debajo de la remera que yo lavé,
con el olor que esta casa y que nosotros podemos dar-
le: un matrimonio es todo el olor de la casa, la
profundidad en la que se arma para andar como recién
nacido, como anciano. Una mujer arma y desarma el ta-
lento de todo lo que pasa; a veces con la realidad,
que avanzando desune; otras con el rojo de una carne
que abierta es íntegra. Un matrimonio es la profundi-
dad en la que la promesa o el insulto son horadados
como huesos libres; pozos, huequitos. Un matrimonio
sabe lo que hay que sanar para que la restauración
siga. Insultos que recordados tienen la dimensión
de un gallinero vacío; promesas rastreadas en el pre-
sente, abandonas en el presente. Un matrimonio nun-
ca llega a desarmar los tiempos que lo precideron;
quedan como tramos de luna y camino, y en algún momen-
to del día separan los minutos: unos a tu mujer, otros
al tiempo en el que pudiste ser cualquier cosa menos
lo que sos hoy. Un matrimonio es la profundidad de
tu mujer. Razón y sueño dentro del olor que lavaste.
Un matrimonio es la profundidad de todos los pequeños
azulejos de una pileta, es la sequia de los que afuera
del agua siguen siendo un solo color: en la trasparen-
cia el tiempo de la unión.

*
*
*

Pedro Favarón

Nació en Lima y no tiene libros publicados

*

Carencias sobrepuestas
machacando palabras-piedra
temblando atragantadas
al estallido del umbral.

No decir Madre dientes de lagarto
Santa Rosa orgásmica condenada al crucifijo;
Ave María, hija de Ana envejecida
seducida por ángeles ebrios desde infancia.

¿Trazar con palabras trilogía
amaneciendo ausente, Amor
rostro de Rosa enamorada
huida sobre permaneciendo?

¿Qué este balbuceo enajenado
que nada dice y a la nada contrarea?
¿Qué digo mientras años han franqueado?

Veo a mi padre clavado al firmamento
entre tenazas de Cáncer
maldiciéndome aún en su condena.

“Odiaré a mi progenitor toda la vida”
pecho tatuado de adolescencia roja.

Dura horror insondable y la caída.

*
*
*

Héctor Hernández

Fragmento de “¿Quién es la primera persona?” (inédito)

*

Estoy seguro que la primera persona es una serpiente No me cabe duda Tendré que empezar a encariñarme con sus manos sus ojos y su boca o sino se me viene encima y me come de un mordisco ¿Qué estás pensando hijo de puta? Pensaba que las uñas me han crecido tanto que llegaron a vivir unos conejos en ellas Pensaba que el pelo me ha crecido tanto que ya ni veo donde termina Pensaba en cómo sería el libro más grande del mundo y en todos los baches que podría contemplar Su ancho sería el doble de su largo y sería necesaria la supervivencia Se oiría el último quejido de las mandíbulas de los que leen en voz alta Entonces la muerte vendría hacia ellos y les preguntaría qué recuerdan Ahora fue su lágrima la que cayó sobre mi pantalón Lo mismo pensaba yo

*
*
*

Gladys González

Gladys González nació en setiembre de 1981 y vive en el barrio La Cisterna, cerca de esa avenida grande que parte a Santiago en dos. Publicó Papelitos (Eloisa, Buenos Aires), Poemas en una plaqueta compartida con Diego Ramírez, y en enero de 2005 salió su libro Gran Avenida.

*

se quema se quema
la artistala joven
en un ascensor de valparaíso
está mordiendo Mariposas
está mordiendo 177 metros de Mariposas
de la compañía nacional de ascensores

*
*
*

Diego Ramírez

Diego Ramírez nació en Santiago en enero de 1982. Publicó Corazoncito/ Noche (que es una plaqueta bifronte, con poemas de Gladys González del otro lado) y la sección “Baile general de los niños” dentro del libro colectiva Desencanto General (reescritura del Canto General de Neruda). El poema que sigue es un anticipo de Las niñas suicidas, a ser publicado en julio de 2005 por el sello Black & Vermelho (Buenos Aires).


*

Mi pequeño suicida del baile

“Me gusta hacer show porque siempre he bailado,
Pero se gana más con el cuerpo que con el baile.
El arte es muy mal pagado”
-Suzuki “la manzana de Adán”-
Paz Errazuriz-Claudia Donoso


Yo lo quiero tan poco que por eso nunca se lo dije

Yo hacía como que lo quería
hacía como que me moría por usted
hacía que me desprestigiaba llorando su boca en los baños y en los hombres mayores
hacía como que conocí por primera vez el amor de sentirse jadeantes en las formas y romántico en el mito corporal
hacía como que estaba enloqueciendo por su abecedario amanerado y sus fobias exquisitas

Yo hacía como que usted me tenía enfermito en la ropa y los gustos musicales, sociales y bailables
hacía como que iba a toda las fiestas donde podría estar para verlo de cerca y así sufrirlo cuando no me mira / cuando ya no quiere bailar conmigo.

Yo hacía como que lo amaba inalcanzable mientras recorría la ciudad invocando sus manitos peligrosas y valientes que como consigna de cruces fálicas se unían a las mías, desafiando la mirada / social del público burlesco.

Yo hacía como que le escribía pero en realidad mi acto siempre fue otro, siempre fue mirarlo de cerca para ver si alguno de sus sueños se podía prefigurar en medio de la noche, porque aunque tampoco se lo dije, yo también quería traerle a su lado todo ese amor imposible para justificar el que “más que lástima sea cariño” el porque usted esté aquí tocándome las faunas del deseo y gimiendo mi raspadito / amor radical y entonces yo sólo le escribo mi pequeño / suicida del baile, a mí sólo me queda escribirlo.

*
*
*

Roxana Crisóloga

Limeña, nacida en 1966. Publicó Abajo, sobre el cielo (1999) y Animal del camino (2001). Vivió unos años en Helsinki, y hoy se la ve otra vez instalada en la Lima que es el escenario mandante en toda su obra.

*

A Lucha Reyes

recuerdo su grito ronco laminado
extraña voz extraño color de piel
los músculos eran aún gelatina movible
difusa
como el fuego de antorchas
¡un vals pequeña!
un escupitajo azul de abundantes bronquios
en televisión los vestidos hacen bellas transformaciones
pero el callejón quedó inmune como una vacuna intestinal
inamovible en la piel esa marionetilla antialérgica
mírala
-sabe cantar-
su cuero negro azul marino bajo los reflectores
¡una cicatriz demente en la foto!
vamos Lucha
(Luchita)
la cancha espera
el aguardiente añejo en un solo sorbo ácido para los amigos
la carroña en orden y numeración sobre la platea curva
un contrato seguramente y salir de aquí
a las Bermudas a las Bahamas a donde sea salir de aquí
¿quién lleva y trae los paquetes?
El foro muerto empuña como un botón maduro la oscuridad
la iglesia de violáceo sale al encuentro con sus alas
de palma yace
inservible en la alacena Nada que beber
ni sonreír Esta vez no
ahora el micrófono es mío el púrpura descomunal de la orilla
soledosa me excita encajona mis pensamientos
algunas ratas rodean El Buque y el color lava el suelo sucio
sobre el asfalto
flores de felpa
¿y el agua que no existió?
- y el agua que no existió nunca
Entonces sólo era la felicidad y el rey negro de las cucharas
con un tenedor brillante en las axilas redondas de la noche
un par de ajos gigantes
aplausos sobre la pleamar endurecida de la pared Un corazón
de jesús ebrio sobre la puerta descansa del sueño
tu padremadre el tío Miguel formas impresionistas como el amor
Hay que ir al Karamanduka para verte sonreír de ese modo
¡Qué jarana!
sudando bailando gozando de ese modo
Hoy quiero darte la peluca de rafia dorada del maniquí celeste
Que te prometí
los rizos piel de tigre
antes del sueño.

(De Abajo, sobre el cielo)

*
*
*

Sofía Merlino

Nació en Bahía Blanca.

*

I love you Iwant you I need you

Todas las veces que me pidas, Archie
mando un cadete a buscarte
Orinoco arriba
y con mis manuelitas te lavo
te seco
te peino
y si sos wash & wear
enseguida te abro el Luna para vos solo
para verte bailar para mí
oír la música de tus pies en el suelo
pedirte un cuerpo a cuerpo
a puño desnudo
para que tu swing me amorate la boca
y ahí pueda yo abrazarte
y con los labios así pintados
decirte al oído
te necesito así de cerca
sos mi primera dama.

*
*
*

Germán Garrido

Germán Garrido nació en Buenos Aires en 1982. Estudiante de letras. Coeditó la revista Juliana Periodista y actualmente coedita Éxito, un magazine periodístico virtual (www.hacemellegar.com.ar). Ha publicado los libritos de poemas "Piedras de la luna" (Ediciones Hawaii, 2002) y "Mamá vaca" (Casa de la poesía, 2002).

*

CARTERA MARRÓN (mientras dormís)

Me encanta poder acabar en tu alfombra, después echar al suelo de la cocina, mientras leo el diario, la gotita de pis que me venía chorreando
Me encanta abrirme para vos como una cartera marrón que venís a robar

*
*
*

Lucía Bianco

Lucía Bianco nació en Punta Alta en 1979. Actualmente vive y trabaja en Bahía Blanca. Integró el grupo de poetas del taller de producción y análisis de poesía contemporánea coordinado por Arturo Carrera y Daniel García Helder durante el año 2000, organizado en Bahía Blanca por la revista Vox con apoyo de la Fundación Antorchas. Editó Preinsectario, editorial Gog & Magog, Buenos Aires 2004, Etiquetas de dulces, editora El Clamar, Bahía Blanca 2004, Diario de exploración afuera del cantero, editrial Vox, Bahía Blanca 2005.

Un poema de ella:

*

Doblé la botamanga del jean

para caminar sin mojarme con los charcos.
No sabía que al desdoblarlos
quedaría de marca esta tobillera gastada
que me obliga a seguir
usándolos así, a la moda.






Verantwortlich für die Inhalte ist der Autor. Dein kostenloses Blog bei myblog.de! Datenschutzerklärung
Werbung